Diez pasos para tratar de evitar que te desalojen


0
Advertisements

Si tienes una hipoteca y no puedes pagarla debido a las consecuencias del coronavirus, es posible que puedas aplazar tus pagos durante varios meses. Pero si tienes dificultades para pagar el alquiler, tus opciones son probablemente más limitadas.

El gobierno de Estados Unidos a nivel local, estatal y federal ha establecido un conjunto de programas para detener ciertos procedimientos de desalojo, pero algunos de ellos ya han caducado.

Por muy angustioso que sea el desalojo, es un proceso que dura semanas, como mínimo. Y en casi todos los puntos del camino, puede ser posible detenerlo.

La mayoría de las personas que nunca han experimentado un desalojo no conocen las reglas locales, las cuales pueden ser complejas y difieren mucho de un lugar a otro. Y luego está la maraña de esfuerzos federales provisionales que pueden extenderse o resurgir en el curso de la crisis.

Si tienes problemas para pagar el alquiler, tu situación puede sentirse desesperada. Puede que no lo sea, y los expertos tienen estas sugerencias sobre lo que hay que saber y lo que hay que hacer.

Si has perdido tu trabajo o parte de tus ingresos, tu instinto puede ser el de evitar a tu casero. Pero probablemente es mejor hacer contacto y explicar lo que está pasando.

“En un par de grupos en los que he participado y en los que los caseros han estado presentes, se han quejado de que se han puesto en contacto con los inquilinos y no han recibido respuesta”, dijo Abigail Staudt, abogada que maneja la parte de vivienda de la Sociedad de Ayuda Legal de Cleveland. “Muchos de ellos —no todos— son compasivos y están listos y dispuestos a trabajar con los inquilinos”.

Si vas a pagar tarde, no pagar en su totalidad o no pagar nada, los propietarios se enterarán pronto de todos modos, añadió. Ser sincero puede valer la pena más tarde.

A menudo, los inquilinos reciben ese primer aviso de un casero, asumen que no hay solución al problema y deciden que deben empacar y mudarse. “La gente confunde con frecuencia el primer paso del proceso con el último”, dijo Zach Neumann, fundador del Proyecto de Defensa contra el Desalojo COVID-19.

De hecho, en la mayoría de las áreas, no tienes que mudarte hasta que haya habido algún tipo de fallo legal en tu contra y llegue un oficial de la ley para llevar a cabo cualquier orden de desalojo. Eso significa que puede haber tiempo para que encuentres una solución que no requiera que te mudes en absoluto.

Es probable que no tengas derecho a un abogado si un casero presenta una acción de desalojo en tu contra (aunque hay algunas excepciones notables, como en San Francisco y para algunas familias en Cleveland). Pero puedes contratar uno de todos modos, y posiblemente por poco dinero.

Contactar con la oficina local de Legal Aid es un buen comienzo. Una organización llamada Just Shelter también tiene un mapa de todo Estados Unidos en su sitio web con enlaces a otras organizaciones locales que pueden ayudar.

El solo hecho de contratar un abogado puede hacer que los propietarios estén más abiertos a negociar. Eso es porque podría indicar que sus propias cuentas legales están a punto de subir. Varios informes han señalado una mejora en los resultados (o por lo menos un escenario que no es el-peor-de-los-casos) para los inquilinos que tienen un abogado.

Incluso si no puede evitar el desalojo, dijo Staudt, un abogado puede negociar más tiempo para que encuentres un nuevo lugar.

La compañía o la persona que pone avisos en tu puerta no inspira mucha simpatía. Aún así, los propietarios también tienen que pagar servicios públicos, impuestos, mantenimiento y seguro.

Y esta es una de las pocas áreas de la vida de los consumidores en las que solo tú puedes ser la fuente de un porcentaje significativo de los ingresos de otra persona.

El reconocer esto podría ayudar en cualquier comunicación. Los pequeños propietarios son dueños de más de la mitad de las viviendas que se alquilan por menos de 750 dólares al mes, señaló Whitney Airgood-Obrycki, investigadora asociada del Centro Conjunto de Estudios de la Vivienda de la Universidad de Harvard. Si entran en ejecución hipotecaria o tienen que vender, propietarios incluso menos comprensivos podrían reemplazarlos.

“Si los perdemos, nos arriesgamos a perder una gran fuente de vivienda asequible”, dijo. Tal vez si reconoces la contribución de tu propio casero de esta manera (y tu deseo de mantener a los propietarios solventes, si el tuyo parece estar en peligro), podrías tener un oído más atento.

No se obtiene lo que no se pide. Así que habla con tu casero. Hay diferentes maneras de reducir tus costos: suspender el alquiler, reducir el alquiler o usar un depósito de seguridad en lugar de tu pago.

Una encuesta de Apartment List, el sitio de anuncios inmobiliarios, encontró un poco de noticias decentes. En junio, el 39 por ciento de las personas que no pagaron el alquiler en su totalidad informaron que su casero había hecho algún tipo de concesión. Esa cifra había bajado del 45 por ciento en abril, pero aún así vale la pena pedir nuevos términos.

Dependiendo de donde vivas y de los detalles de la hipoteca de la propiedad que ocupes, podrías estar protegido contra el desalojo, al menos por ahora. Algunos propietarios que han puesto sus hipotecas en tolerancia no pueden desalojar a los inquilinos mientras al mismo tiempo ellos se saltan los pagos.

Una base de datos de direcciones que la Coalición Nacional de Vivienda de Bajos Ingresos creó puede ayudar a algunos inquilinos a averiguar si su propietario debe cumplir con las diversas normas federales. Esta es otra área en la que un abogado puede ayudar, ya que las reglas pueden ser complicadas y algunos propietarios no las conocen o las ignoran.

Algunos funcionarios estatales y locales han establecido sus propias restricciones de desalojo. Estos esfuerzos están listados en los sitios web de Eviction Lab y Regional Housing Legal Services.

Emily Benfer, profesora de derecho de la Escuela de Derecho de Wake Forest, también ha reunido una gran cantidad de información útil sobre acciones locales, con la ayuda de muchos estudiantes de derecho y de salud pública. Está recogida en una hoja de cálculo de Google disponible para el público.

Existen programas de asistencia para el alquiler, aunque la gran demanda ha agotado algunos de ellos.

Aún así, vale la pena buscar ayuda si la necesitas. La Coalición Nacional de Vivienda para Personas con Bajos Ingresos mantiene una lista de programas en su sitio web.

Además, no dejes de revisar constantemente. Cualquier nuevo proyecto de ley de ayuda federal podría proporcionar dinero adicional.

Puede que las cosas no salgan como quieres. Matthew Desmond, sociólogo de Princeton y fundador de Just Shelter y Eviction Lab, vio cómo sucedía mientras investigaba para escribir su libro Evicted.

Sugirió un par de tácticas. Primero, haz un plan de adónde podrías ir si pierdes tu vivienda. Pide ayuda a tus familiares y amigos con bastante anticipación.

Luego, quédate en tu hogar actual tanto tiempo como puedas legalmente. “Es mejor que esperes a que venga el alguacil y te obligue a salir”, dijo.

Los inquilinos deben pagar todo lo que puedan durante el tiempo que puedan, y cruzar los dedos para que llegue más ayuda, dijo Norrinda Brown Hayat, profesora clínica asociada de derecho en el campus de Newark de la Escuela de Derecho de Rutgers.

“Todo es ‘Si, entonces, pero’”, dijo. “La gente quiere tener certeza, pero no la hay. Simplemente no lo tenemos todavía”.

Jaffe S. Pickett, directora ejecutiva de Florida Rural Legal Services, dijo que no es fácil recuperarse y responder rápidamente a la amenaza de desalojo, dado todo lo que los inquilinos pueden enfrentar en este momento.

“La gente vuelve a casa después de un trabajo, tratando de llevar a los niños a casa de la abuela”, dijo. “Con las escuelas y los programas de verano cerrados, todo se vuelve más una carga”.

Esta pandemia agrava la pobreza o la causa directamente. Si sabes que alguien está en problemas, trátalo más rápido posible de ayudar a esa persona a evitarlos.

Ron Lieber ha sido el columnista de Your Money desde 2008 y es el autor del libro The Price You Pay for College, que está por salir. @ronlieberFacebook

The New York Times


Like it? Share with your friends!

0

What's Your Reaction?

Confused Confused
0
Confused
Cute Cute
0
Cute
Damn Damn
0
Damn
Fail Fail
0
Fail
Fun Fun
0
Fun
Geeky Geeky
0
Geeky
Hate Hate
0
Hate
Lol Lol
0
Lol
Love Love
0
Love
Love-2 Love-2
0
Love-2
Omg Omg
0
Omg
Scary Scary
0
Scary
Vomit Vomit
0
Vomit
Win Win
0
Win
Wtf Wtf
0
Wtf

0 Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Choose A Format
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
Video
Youtube, Vimeo or Vine Embeds
Audio
Soundcloud or Mixcloud Embeds
Image
Photo or GIF
Meme
Upload your own images to make custom memes
Gif
GIF format
Poll
Voting to make decisions or determine opinions
Personality quiz
Series of questions that intends to reveal something about the personality
Trivia quiz
Series of questions with right and wrong answers that intends to check knowledge
List
The Classic Internet Listicles
Open List
Submit your own item and vote up for the best submission
Ranked List
Upvote or downvote to decide the best list item
Countdown
The Classic Internet Countdowns